En el atrium un patrón recibe la “Salutatio” matutina de sus clientes de mayor confianza, mientras otros esperan algo más alejados para obtener su sportula.

Pintura  histórica de Gustave Boulanger.